sábado, 28 de abril de 2018

La manada

Me asombra (relativamente, cierto es) la capacidad de convocatoria que tiene todavía la izquierda en aquellos asuntos que le interesa airear a los cuatro puntos cardinales (extranjeros inclusive) que puedan socavar a la Derecha, al capitalismo, a la religión y, muy especialmente, a España: Lo digo por la polvoreda que una turba de legos en derecho están orquestando contra los jueces españoles, a raíz de la sentencia dictada por la Audiencia de Pamplona, en ese repugnante (moralmente) suceso de esos cinco jóvenes del Sur (uno de ellos guardia civil y otro militar) que representan el estereotipo de lo que esa izquierda quiere que represente a España y que el cobarde de Puigdemont, desde Alemania, aplaude con tanta alegría.como desvergüenza en su papel de "capitán araña", aquel que embarcó a la tropa para ir a la guerra y él se quedó en tierra.
Concentración en Guadalajara a raíz de la sentencia contra la Manada. (Foto: eldiario.es)
Concentración en Guadalajara a raíz de la sentencia contra la Manada. (Foto: eldiario.es)
Esas campañas, esa facilidad de convocarlas, me recuerda la que en Septiembre de 1975, ante los últimos fusilamientos que se dieron durante el Régimen de Franco (tras la condena de unos asesinos de ETA y el FRAP a la pena capital) en todos los países de Europa y muy especialmente en París (no estuve allí pero un íntimo amigo mío, sí, y pudo contármelo), como si solo en España existiera la pena de muerte para determinados delitos, cuando entonces (y ahora) se ejecutaban reos en USA (mediante la silla eléctrica, la cámara de gas o la inyección letal); en CHINA, con el tiro en la nuca y la presunta venta de los órganos para sus unidades de trasplantes, con factura a la familia para que paguen la bala usada; en IRÁN, ahorcando a los condenados de una cuerda sostenida por una grúa en "audiencia pública"; en ARABIA SAUDÍ, por decapitación, y un largo etcétera y nunca vi ni tuve conocimiento de que país alguno hiciera manifestación alguna para rechazar tales ejecuciones: solo, aquellas de España.
Es obvio que hay fijación en nuestra Nación, que estorbamos (no sé a quien) y cualquier motivo es idóneo para cavar algunos centímetros más la fosa en que se pretende meternos. Y es algo que viene (ahí está la historia) nada menos que desde el siglo XVI. No hay perdón para un país poblado por "cuatro gatos", con muchos bemoles, eso sí, que descubriera América, la colonizara (dejando vivos a millones de indígenas, no como los anglosajones), fuera la primera en dar la vuelta al mundo, tras tres años de travesía, navegando por el oceano Pacífico (que también descubrimos) y que llegara a ser el imperio más extenso que jamás ha existido. Y mientras tanto, para "aperitivo doméstico" nuestros Tercios dominaban Europa y durante 150 años nadie fue capaz de "toserles". La sentencia contra los componentes de la llamada "Manada" es un excelente documento jurídico, muy trabajado y estudiado, con un relato de los hechos probados tan minucioso que parece que los estés "viviendo", mientras que los fundamentos jurídicos son de gran precisión para aplicar la ley vigente y, por consiguiente, llegar al fallo condenatorio, y tiene en cuenta que para aquellos hechos "no probados", o que se "duda sobre su prueba" (la violencia) aplica (la sentencia) el principio que consagra nuestro Derecho Penal: el indubio pro reo (en la duda, a favor del reo).
Sobre la "intimidación" la prueba determina que no existió "previamente" (entra en el portal de forma voluntaria, tras estar besándose en la boca con uno de los condenados) y solo después, dado el lugar al que van (cochambroso y nada apto para encuentro sexuales).dijo la víctima haberse sentido intimidada. Hay unas distinciones de carácter técnico sobre este tema en los que no puedo entrar por carecer de los conocimientos necesarios. En definitiva: Mucho ruido y pocas nueces jurídicas. En lo que todos debemos estar de acuerdo es (cualquiera puede leer el artículo del CP) que la redacción que se dio a estos delitos es confusa por lo que es dable las interpretaciones contradictorias lo que crea inseguridad jurídica por lo que si hay recursos debe el TS marcar la interpretación jurisprudencial acertada o los grupos parlamentarios promover la reforma del Código, reforma que si va en contra o es desfavorable a los ahora condenados no les afectará pues la nueva ley no podrá ser retroactiva.
Estos miles de manifestantes se podrían desdoblar y venir a Alicante en donde una "manada" de argelinos han violado a una niña de catorce años, sin que las feministas (ni demás izquierdistas) hayan dicho ni pío. Con el Islam, con el racismo, con el buenismo, con "carta blanca a los inmigrantes", hemos topado. En tiempo de Cervantes, lo más duro era topar con la Iglesia.
Y por si no ha quedado claro: CONDENO LOS HECHOS POR SU INMORALIDAD Y REPUDIO QUE ESOS INDIVIDUOS (AL MARGEN DE LA CONDENA PENAL QUE PUEDAN TENER) DE QUE SEAN ESPAÑOLES ¡¡¡ ME AVERGÜENZO DE ELLO!!!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por sus comentarios.

de